Diciembre, más allá del alfa y el omega